¿En qué consiste? Es una intervención quirúrgica en la cual se busca cambiar la forma, el tamaño y en general la apariencia de la nariz para darle a esta un aspecto natural que ofrezca equilibrio con el resto de la cara o corregir cualquier alteración anatómica que dificulte la respiración nasal. La rinoplastia es posible realizarla bajo anestesia local más sedación, o con anestesia general, que es lo más frecuente; el tiempo de la intervención está entre 1 y 2 horas, aunque en casos especiales es un poco más. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte (hueso y cartílago), para moldearlo con la forma deseada. Existen varias técnicas quirúrgicas que el cirujano plástico decidirá según las características personales del paciente. Cuando se completa la cirugía, se coloca una férula de yeso u otro material, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz, temporalmente; así mismo se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. Beneficios del procedimiento

  • Reducir o aumentar el tamaño de la nariz.
  • Cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente nasal.
  • Reducir o aumentar la abertura de las fosas nasales.
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
  • Corregir algún defecto o lesión congénita.
  • Ayudar a aliviar algunos problemas respiratorios.
  • Lograr la armonía facial.

Volver a Servicios