¿En qué consiste? Técnica de reproducción asistida en la cual un espermatozoide es inyectado activamente en el ovocito bajo visión microscópica y un micro-manipulador. Al igual que en el tratamiento FIV, los óvulos son captados a través de un procedimiento con anestesia general, y luego de 72 horas el embrión o embriones se transfieren al útero para lograr un embarazo clínico. La probabilidad de obtener un embarazo con un ciclo de ICSI puede variar entre un 10% y un 60%, dependiendo de la duración de la infertilidad, la causa de ésta, y la edad de la mujer, siendo este último el factor más influyente, pues la reserva ovárica disminuye drásticamente después de los 35 años de edad. El total acumulativo de la tasa de embarazo positivo después de tres ciclos de tratamiento puede ser del 70% al 80%. Beneficios del procedimiento

  • Tratamiento es útil para las parejas con factor masculino severo, con bajo recuento de espermatozoides móviles en el semen eyaculado, una muy baja concentración espermática, o incluso ausencia total de espermatozoides en la eyaculación. En este último caso el urólogo realiza punción o biopsia testicular para obtener la extracción de esperma.

Volver a Servicios