¿En qué consiste? Consiste en la implantación por vía endoscópica de un balón de silicona en el estómago, lo cual produce restricción en la cantidad ingerida y almacenamiento de alimentos. Es un procedimiento reversible, no quirúrgico y sin necesidad de anestesia general, solo con sedación. Se debe retirar a los 6 meses, logrando una pérdida variable de peso que oscila entre 10 y 20 kilos. SE aconseja realizar una dieta estricta y actividad física para lograr los mejores resultados. Beneficios del procedimiento

  • Es un procedimiento con mínimos riesgos por no ser quirúrgico, es ambulatorio, reversible y no requiere anestesia general.
  • Ideal en pacientes con sobre peso y obesidad mórbida leve.

Volver a Servicios